miércoles, septiembre 08, 2010

Esdras Varagnolo, el venezolano que ilumina en Pixar

Toy Story 3, el más reciente proyecto en el que ha trabajado el merideño Esdras Varagnolo como director técnico de iluminación, aunque ha estado involucrado en todas las películas que los famosos estudios de animación han producido en los últimos cinco años.

Todo en Domingo conversó con él sobre la experiencia de ponerle luz a las escenas de los filmes animados más populares del planeta



http://impresodigital.el-nacional.com/suplementos/2010/06/06/

Todos los niños se sienten orgullosos al contar en el colegio qué hacen sus padres. Pero no todos pueden decir: "Mi papá trabaja en Pixar".

Quienes sí lo pueden hacer son los dos hijos, de 7 y 9 años, del venezolano Esdras Varagnolo.

"En el colegio son como pop- stars", bromea el padre, que se desempeña como director técnico de iluminación en los famosos estudios de animación y asegura que una de las razones por las que se decidió a trabajar con los responsables de películas tan exitosas como Toy Story o Buscando a Nemo, fue precisa- mente por sus pequeños.

"Yo quería compartir mi trabajo con ellos, lo que estaba haciendo en Los Angeles eran puras películas de acción, violencia y desastres", dice con un español que parece haberse ido diluyendo en los 13 años que lleva viviendo en Estados Unidos. Antes de que trabajara en los filmes animados Cars (2006), Ratatouille (2007), Wall E (2008), Up (2009) y ahora Toy Story 3, el nombre de este merideño de 33 años, estuvo entre los créditos de efectos especiales de películas como Swor- dfish, Star Trek: Nemesis y El día después de mañana.

De cómo cambian los sueños. Cuando Varagnolo decidió abandonar los estudios de Arquitectura, pues su idea era aprender a animar en 2D. "A mí no me gustaban las computadoras", dice quien recuerda como favoritos los dibujos animados que marcaron la generación a la que pertenece: desde Bugs Bunny hasta Ma- zinger Z, pasando, no faltaba más, por los clásicos de Disney como Pinocho, Alicia en el País de las Maravillas o Los 101 Dálmatas.

Pero no llegaba en el mejor momento de la industria de animación tradicional, que ya en esa época ­finales de los años 90­ se veía prácticamente desplazada por la era de la animación digital. Trabajó dos o tres meses en AnimAction, un programa de talleres para estimular la creatividad y el espíritu de colaboración en niños y jóvenes a través de la animación, para luego, gracias a una amiga, comenzar a trabajar en una empresa audiovisual como asistente de producción. "Era el que llevaba el café", dice para resumir sus responsabilidades en ese puesto. Pero luego, al ver lo que allí se realizaba, comenzó a interesarse en el diseño 3D. "Como no estaba haciendo nada más, me senté en los equipos y aprendí".

A los seis meses comenzó a haber más trabajo y en la productora, le pidieron que ayudara con los backups de las escenas. "En ese momento me tuve que reconciliar con las computadoras", reconoce. Ahí hizo texturizado, efectos, animación, de todo un poco. "Me tuve que poner pilas con las matemáticas, llegaba a la casa a estudiar cálculo y física", cuenta. Luego pasó a trabajar en la empresa Digital Domain, dedicada a la animación y efectos especiales.

"Yo participé en la iluminación de Star Trek: Némesis, y como les gustó mi trabajo, me promovieron a supervisor de iluminación", relata sus comienzos en la compañía en la que permaneció durante casi cinco años.





De las explosiones a los rostros
. "Es más delicado cuando vas a iluminar un personaje, pues tienes que buscar la expresión de los ojos, las posiciones de perfil, la interacción con el ambiente, para que lo que se busca contar se lea lo mejor posible", dice Varagnolo al comparar su trabajo anterior, que implicaba la integración de efectos tridimensionales, y lo que hace en Pixar.

Una labor que, por ser virtual, casi siempre requiere de explicaciones: "Es bastante abstracto, pero realmente diseñar la iluminación de una escena digital es muy parecido a lo que se hace en un set normal. Hay bastante similitud con el trabajo de un director de fotografía. Lo haces bajo los mismos principios y el objetivo es enfocar la atención del espectador. Cuentas la historia con colores. Y el resultado final es una visión de todos los departamentos para llevar el foco a donde el director lo quiere", detalla.

La responsabilidad, después de cinco años en los estudios Pixar, es mayor. "Ahora me siento con el director artístico y el de fotografía para conversar sobre el diseño de la iluminación de las escenas y luego le indico al resto del grupo lo que se quiere lograr". En Toy Story 3 su trabajo comenzó en noviembre del año pasado. Una de las secuencias en las que trabajó en solitario es cuando Buzz Light Year, el célebre guardián del espacio, sufre un "reseteo" involuntario y termina hablando con acento español. Varagnolo no puede dejar de reír con sólo recordar la escena, y quienes han visto los cortes de la película entenderán en parte por qué. El resto, tendrá que esperar a ver el filme en el cine, porque él no suelta ningún detalle sobre la nueva historia de los juguetes. No lo hace ni con sus hijos: "No les quiero arruinar la sorpresa, pero los dejo picados", dice divertido.

"Vacílate la iluminación". Eso es lo que Varagnolo sugiere cuando se le insiste sobre lo que no hay que perderse de Toy Story 3. A parte de que hay que verla en la versión 3D, también recuerda que no hay que llegar tarde para poder disfrutar del corto que acompaña a la nueva película, ese detalle de Pixar al que los espectadores ya están acostumbrados y que muchos esperan con entusiasmo. El que se estrena junto a las aventuras de Woody y Buzz, se llama Día y Noche. Varagnolo también puso sus luces allí. "Es un corto profundo y delicioso. El mensaje es muy bueno y es la mejor ejecución en 3D que hemos hecho hasta ahora", dice orgulloso quien ya está trabajando en un nuevo corto y en el desarrollo de la segunda parte de Cars. Si todo lo que viene es como promete, habrá entonces que vacilárselo.


Fuente: Diario El Naciona-Revista Todo en Domingo

1 comentario:

Ana Karina dijo...

FELICIDADES ESDRAS... ERES UN ORGULLO PARA TODOS AQUELLOS QUE TE CONOCIMOS ACA EN LA FACULTAD DE ARQUITECTURA. EXITOS!!! :)