domingo, septiembre 05, 2010

Héctor Velásquez Mejía, de Boconó a Washington

Antes de incorporarse a CNN en Español Héctor Velásquez Mejía fue, por espacio de 15 años, locutor internacional para Voice of America en Washington, Los Ángeles y Miami.

Tiene lo que se podría llamar un "vozarrón". Su tono coincide con esos locutores que no pasan desapercibidos cada vez que habla. Es una voz educada, melodiosa e impecable. Empezó a trabajar en ella desde que -a dúo con su padre- decidió que la radio sería su pasión. Esa idolatría por el micrófono empezó cuando apenas tenía 10 años. Hoy, más de 40 años después, no dejan de brillarle los ojos cuando habla de su experiencia inicial en la radio de Boconó, de su desarrollo en Mérida y luego en la cima como voz ancla de CNN y en La Voz de América.



por NILSA GULFO
imagen: ARMANDO SÁNCHEZ




Una voz desde Atlanta
Héctor Velásquez Mejía estuvo de paso por la ciudad de Mérida, esa que lo escuchó por más de 15 años en emisoras tan conocidas como Radio Universidad o Radio Cumbre. Ahora, desde la casa de su hija, recuerda cómo llegó a Estados Unidos: entrando por la puerta grande en el mundo de la radiodifusión.

De Boconó a Washington
Cuando Héctor Velásquez vio por primera vez un micrófono, lo hizo de la mano de su padre Rafael Velásquez Hurtado. Pionero de la radio en Boconó y visionario de todo lo que tenía que ver con el mundo del periodismo radiofónico. Allí -con apenas 10 años- dio sus pininos en la elaboración de noticieros y de espacios deportivos. "Mi papá era un periodista de esos que no estudiaron, pero que era una brillante pluma. Yo lo que hacía era grabar y copiar las noticias que tomábamos (por onda corta) de los noticieros nacionales e internacionales, así se armaban cuatro emisiones diarias".

Desde ese sitio, en Boconó, oía las noticias que se transmitían desde La Voz de América. Era un deleite escucharlas desde tan lejos. Eran mágicas y hasta parecían de otro planeta. Apenas lograba imaginar los rostros de esos señores que con impecable acento narraban todo lo que ocurría en el mundo. ¿Cómo olvidar aquel programa llamado Noticias Dictadas y que era conducido por el famoso locutor argentino Federico Schele? Desde ese pequeño cuarto, lleno de grabadores y máquinas de escribir, jamás imaginó que serían esas mismas voces las que un día le darían la bienvenida como compañeros de faena. Yo le conté a Federico sobre mi sueño y de cómo lo escuchaba allá en Boconó… creo que nunca lo creyó".

Pero así fue. El destino le hizo formar parte de una de las emisoras más importantes de Estados Unidos, luego de ver un aviso aparecido en 1985 en el diario El Universal que le guiñó un ojo. El aviso decía textualmente: "La Voz de América (VOA) solicita locutores para trabajar en sus estudios de Washington".

Como el que va a un campo de batalla, fue a Caracas y presentó las pruebas, improvisó, tradujo y narró en vivo, tal como exigían la convocatoria. Su contrincante más cercano en ese momento era el muy conocido Walter Martínez. Esto le hizo pensar que la competencia no era tan fácil. Sin embargo, se llevó el trofeo con todos los honores y a los tres meses ya estaba en Estados Unidos siendo parte del staff de locutores de la importante cadena. En esta emisora, caracterizada por cubrir los cuatro costados de Estados Unidos, duró 15 años hasta que empezó a formar parte del grupo de periodistas de CNN en Español. De su experiencia en la Voice of America tiene dos premios periodísticos.


El largo periplo por Mérida
La historia de la radiodifusión merideña le tiene un puesto importante a Héctor Velásquez. Aún cuando sus inicios en la radio fueron en la población de Boconó, su época de gloria la inició en Mérida.

No llegó a la Ciudad de los Caballeros, en 1965, para hacer carrera como radiodifusor, lo hizo porque quería graduarse en Ciencias Puras en la Universidad de Los Andes, cosa que no cumplió. Lo que si logró fue graduarse en Administración y consagrarse como locutor en varias radios de la ciudad. También logró hacer un posgrado en Administración en Estados Unidos (por medio de su trabajo como profesor en la ULA) donde aprendió a hablar perfectamente inglés.

Apenas graduado de bachillerato y con un certificado de locutor que lo obtuvo siendo menor de edad, Velásquez empezó a realizar pequeños espacio en Radio Universidad, una AM de largo camino en la ciudad. Allí su talento le hizo tomar ventaja y en poco tiempo estaba en la preferencia de la audiencia.

Pero -como el mismo dice- su época de oro la vivió en Radio Cumbre, otra AM de respetada experiencia, con altísima audiencia en la década de los setenta-ochenta. Acá la experiencia no fue sólo en espacios musicales sino en informativos y deportivos. Era la época en que se codeaba con respetadas voces como la de Jorge Villet Lupi, Omar Dávila Araque, Emiro Rivas Jerez, entre otros reconocidos locutores. Así estuvo hasta 1985 cuando la suerte le tocó a su puerta con un pasaje de larga estadía en Estados Unidos.




CNN: el gran guayabo
Héctor Velásquez Mejía todavía suspira cuando habla de su experiencia en CNN. Aún cuando no se queja del trabajo que realiza actualmente como traductor e intérprete del Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York, el oficio de periodista lo sigue perturbando. Después de ocho años como parte del equipo CNN, donde cubrió importantes episodios como el juicio a Michael Jackson y en donde llegó a ser jefe de redacción, dejó hace dos años ese trabajo. "Aún el vínculo no se ha perdido ni con CNN ni con La Voz de América". Asegura que aún no ha superado el "guayabo" de haberse ido de CNN, porque fue una experiencia inolvidable, pero las puertas se siguieron abriendo…y él siguió entrando a nuevas experiencias.


Fuente:
Revista Estampas
DOMINGO 3 DE ENERO DE 2010

1 comentario:

Jose Rafael Pineda Briceno dijo...

Tuve la dicha de conocer a Héctor! en la época cuando estudiabamos bachillerato en Bocono. Como católico practicante que era en esa época Héctor! pensábamos que El quería ser sacerdote, ya que competía con el hoy sacerdote Juan Maria Leonardi, para ver cual de los dos leía las lecturas en la Iglesia Matriz de Bocono. Fue Hector, un muchacho ejemplar, con las mejores calificaciones en bachillerato, un gran abrazo, Jose Rafael Pineda Briceño