sábado, agosto 27, 2005

Jonathan Jakubowicz | Director de Cine venezolano

Vida tras la claqueta

Jonathan Jakubowicz estudió en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela. Posteriormente se preparó en el arte del cine en la New York Film Academy, además, hizo un postgrado de cine en la Universidad de Texas. El documental Los barcos de la esperanza, transmitido en HBO y en The History Channel; el cortometraje Distance y el video musical Guajira de Vagos y Maleantes, forman parte de algunos de sus trabajos profesionales.
Asimismo, estuvo en la producción de taquilleras cintas como Once Upon a Time in México y Spy Kids 2. Entre sus películas favoritas está Asesinos por naturaleza y reconoce tener una marcada influencia de los famosos y reconocidos directores Oliver Stone y Quentin Tarantino.
Secuestro Express la grabó en formato digital y, en una segunda etapa, la transfirió a 35 milímetros con un presupuesto que prefiere mantener confidencial "para que lo bajo que resultó no espante al público gringo". Contó con las actuaciones de Mia Maestro, Carlos Julio Molina (Trece), Pedro Pérez (Budú), Carlos Madera (Nigga), Jean Paul Leroux, Rubén Blades. Y con la producción de Elizabeth Avellán, Eduardo Jakubowicz, Sandra Condito, Salomón Jakubowicz, Ethan Maniquís (editor), David Chalker (director de fotografía), Andrés Zawisza (director de arte), Angelo Milli (banda sonora).

"Lo mío con Miramax fue amor a primera vista"

El venezolano de moda en Hollywood asegura que en los próximos días su película pasará a la segunda etapa de exhibición en los Estados Unidos y que pronto serán reveladas las cifras récord de recaudación que -según él- ha obtenido en tierra venezolana. Asimismo, comenta sobre su relación con Miramax y sobre sus próximos planes cinematográficos en Londres y Caracas .

Mas información:
http://www.el-nacional.com/entrevistas/jjakubowicz.asp

1 comentario:

fernando_damico dijo...

Mi nombre es Fernando Barrera D’Amico, resido en Puerto del Rosario
(Fuerteventura-Canarias) y me dirijo a usted para dar a conocer mi primera
novela. Se la envio en archivo pdf Leala, por favor, estoy seguro que le resultará interesante.

Ya se nombra en Argentina
http://argentina.indymedia.org/news/2009/03/658938.php

La pueden encontrar en la siguiente dirección
http://www.bubok.com/libros/8102/Sin-un-adios

RESUMEN

SIN UN ADIÓS
Cuenta la historia de una familia, qué debido al retorno del cabeza de
familia (un emigrante canario) a su tierra, se ven obligados a abandonar la
tierra natal para enfrentarse a un futuro incierto. Parten de una capital
con casi un millón de habitantes con destino a un pueblo que no supera las
2.500 almas, con una cultura totalmente diferenciada a la de ellos... con
una manera de vivir totalmente nueva para ellos, a la que poco a poco se
tendrán que ir acostumbrando… y poco a poco tendrán que ir aceptando su
destino.
El relato transcurre entre el año 1967 y 1974, en Puerto del Rosario,
capital de la isla de Fuerteventura (Canarias), un pueblo que por entonces
estaba dormido en el tiempo. Por ese tiempo, la economía estaba basada
fundamentalmente en la ganadería caprina y en la pesca. Tierra yerma y seca
dependía de la traída de agua potable mediante buques aljibes una vez al
mes. Pueblo castigado y sufrido por la monotonía en el paso del tiempo
Al ser un personaje venido de tierras uruguayas he tenido que hacer notar,
mediante letras cursivas, aquellas palabras que deben acentuarse con una
pronunciación uruguaya, haciendo uso, al mismo tiempo, de tildes en palabras
que, por su sintaxis, no se tienen que colocar, pero que fueron colocadas
para un mayor entendimiento del lector.
Al mismo tiempo, las palabras canarias, y alguna expresión o palabra
uruguaya, van acompañadas de un asterisco que nos anuncian que, al pie de
esa misma página, encontraremos su significado.
Este mismo sistema se utiliza para explicar, también a pie de página, juegos
infantiles de aquella época y que, ocasionados por la situación, se irán
encontrando a lo largo de la novela.
La historia es vista a través de los ojos de un miembro de la familia, un
niño de 9 años.
fernando_damico@hotmail.com